tres generaciones señorío del jucar

Historia y valores de Señorío del Júcar

16 agosto, 2016

La historia de la bodega Señorío del Júcar comienza allá por el año 1973, pero es en el año 2013, con la incorporación de la nueva generación de la familia García Pérez, representada por Pedro García y Fernando García cuándo se decide para dar un cambio en el carácter y la imagen de los vinos y la bodega, utilizando toda la experiencia conseguida en los anteriores.

Favorecido por las características específicas de esta región La Manchuela, la nueva generación de la familia García Pérez ha sido capaz de dar un cambio en la dinámica de la bodega. Señorío del Júcar ha decidido apostar por los vinos ecológicos y con sabores complejos pero también muy agradables, adecuados para satisfacer a todo tipo de consumidores, tanto los más expertos como los nuevos en el mundo del vino.

Nuestro primer compromiso es proporcionar un producto saludable, adaptado a los deseos de nuestros clientes, respetando la naturaleza. Es por eso que decidimos centrar nuestra filosofía en torno a siete conceptos sencillos, como guía que nos permita ofrecer un vino ecológico de calidad, asequible y con gran número de personas a los que deleitar con sus propiedades.

rio júcar
Unos valores que estamos dispuestos a llevar adelante y aplicar todos los días en el modo de elaboración de nuestros vinos, con el fin de conjuntar la elaboración clásica y artesana del vino y con una imagen moderna y original, creando un concepto único y propio de nuestra bodega.

En esta primera entrada de las dos que realizaremos en torno a este tema, les ofreceremos nuestros tres primeros valores:

Natural:

Señorío del Júcar demuestra una preocupación real acerca de las consecuencias de sus acciones sobre su medio y su preocupación por la salud de sus clientes. Somos conscientes y verdaderamente creemos en la necesidad de comportarse mirando al futuro para proteger la naturaleza. Por eso decidimos tomar el camino de un proceso ecológico y responsable del cultivo de la vid, en primer lugar. Y en segundo lugar, apostamos por la producción de vinos ecológicos y naturales, sin ningún tipo de aditivo durante la elaboración respetando totalmente el carácter natural del vino, mostrando una implicación con el bienestar y la salud de nuestros clientes.

bodegaSeñorial:

Somos conocidos por estar comprometidos en resaltar el fortalecimiento de nuestra marca, aprovechando las diferencias que nos brinda nuestra zona: La Manchuela. El espíritu de cada variedad viene moldeado por las características específicas de cada suelo donde plantamos nuestros viñedos.

«Señorío» es la palabra que dio su nombre a la empresa. Representa un pequeño guiño a la edad de oro de la vieja sociedad feudal cuando los señores estaban cuidando de sus tierras. Podemos decir aquí que Señorío del Júcar reina como señor de sus tierras donde cultivan sus viñas, manteniéndose como garantes de la identidad de dichas tierras, con el objetivo de salvaguardar su autenticidad a través de sus vinos.

Familia:

La familia es una palabra de gran calado, máxime en esta empresa familiar con la firme intención de permanecer así durante más generaciones. De hecho, desde hace mucho tiempo, la familia García Pérez logró compartir con cada nueva generación la pasión por el cultivo y la elaboración de vinos. La experiencia heredada se ha transmitido con cuidado de padres a hijos a través de muchas generaciones de esta familia. Esto garantiza la continuidad de su buen «saber hacer», que da como resultado unos vinos especiales con su propio carácter y su espíritu apropiado.

Esperamos que el lector pueda apreciar la importancia de estos valores en la producción de nuestros vinos. En la próxima entrada de este blog les mostraremos el resto de conceptos sobre los que gira nuestra filosofía. Mientras tanto, una buena opción es esperar tomando una copa de buen vino.